Presencia y predictores del dolor en la depresión

Presencia y predictores del dolor en la depresión: Los resultados del estudio del Finder

Resumen
Antecedentes. Los pacientes con depresión a menudo experimentan dolor. Hay poca comprensión de la relación entre el dolor y otros síntomas (depresión, ansiedad y síntomas somáticos no dolorosos). Este estudio exploratorio evalúa la severidad del dolor y la interferencia del dolor con el funcionamiento en una población deprimida clínicamente e investiga la relación entre los diferentes grupos de síntomas.

Métodos. FINDER fue un estudio observacional de 6 meses prospectivo, de investigación relacionada con la salud de vida de pacientes ambulatorios con depresión iniciando el tratamiento antidepresivo. Los pacientes completaron las tasaciones de la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HADS), Inventario de Síntomas Somáticos (SSI-28), y la severidad del dolor general y la interferencia del dolor con las Escalas Visual Analógica (VAS) al inicio del estudio y a los 3 y 6 meses. Los análisis de regresión identificaron factores asociados con la severidad del dolor general y la interferencia del dolor con el funcionamiento, al inicio y durante el período de observación.

Resultados. De 3468 pacientes elegibles al inicio del estudio, el 56,3% experimentó dolor moderado a severo y el 53,6% tuvo una interferencia del dolor de moderada a severa relacionada con el funcionamiento. A los 6 meses de seguimiento, estas proporciones disminuyeron a 32,5% y a 28,1%, respectivamente. Las puntuaciones más altas en la línea base del SSI-somática (no doloroso) se asoció fuertemente con una mayor severidad del dolor y una mayor interferencia del dolor relacionada con el funcionamiento al inicio del estudio y a los más de 6 meses. Algunos factores socio-demográficos (aumento de la edad, estar desempleado) y de depresión (más episodios previos, una larga duración del episodio actual) también se asoció significativamente con una mayor severidad del dolor e interferencia sobre más de 6 meses, mientras que una mayor severidad en la línea base de depresión (HADS-D) y educación continua se asoció con menos dolor severo o interferencia del dolor relacionado con el funcionamiento de más de 6 meses.

Conclusiones. Más de la mitad de los pacientes deprimidos en este estudio experimentó dolor de moderado a severo. Los síntomas somáticos dolorosos parecen estar estrechamente relacionadas con los síntomas somáticos no dolorosos, más que a síntomas depresivos o ansiosos lo que sugiere que los síntomas somáticos dolorosos y no dolorosos pueden ser considerados como un grupo de “síntomas somáticos”, todos ellos asociados con síntomas de depresión y ansiedad.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: www.jad-journal.com/home

Abstract
Background. Patients with depression often experience pain. There is limited understanding of the relation between pain and other symptoms (depressive, anxious and non-painful somatic symptoms). This exploratory study assesses pain severity and interference of pain with functioning in a clinically depressed population and investigates the relation between the different groups of symptoms.

Methods. FINDER was a 6-month prospective, observational study investigating health-related quality of life of outpatients with depression initiating antidepressant treatment. Patients completed ratings on the Hospital Anxiety and Depression Scale (HADS), Somatic Symptom Inventory (SSI-28), and overall pain severity and interference of pain with functioning using Visual Analogue Scales (VAS) at baseline and at 3 and 6months. Regression analyses identified factors associated with overall pain severity and interference of pain with functioning, at baseline and over the observation period.

Results. Of 3468 eligible patients at baseline, 56.3% experienced moderate to severe pain and 53.6% had moderate to severe pain-related interference with functioning. At 6months of follow-up, these proportions decreased to 32.5% and 28.1%, respectively. Higher baseline SSI-somatic scores (non-painful) were strongly associated with greater pain severity and greater pain-related interference with functioning at baseline and over 6months. Certain socio-demographic (increasing age, being unemployed) and depression-related factors (more previous episodes, longer duration of current episode) were also significantly associated with greater pain severity and interference over 6months, while higher baseline severity of depression (HADS-D) and further education were associated with less severe pain or pain-related interference with functioning over 6months.

Conclusions. Over half of depressed patients in this study experienced moderate to severe pain. Painful somatic symptoms appear to be closely related to non-painful somatic symptoms, more than to depressive or anxious symptoms suggesting that painful and non-painful somatic symptoms can be considered as one group of ‘somatic symptoms,’ all of them associated with depressive and anxious symptoms.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s